Un año y cuatro meses han pasado desde que el presidente Danilo Medina recorrió la extensión de la segunda línea del Metro de Santo Domingo hacia el municipio Este, cuyos moradores han quedado en espera de su inauguración

La obra de un costo aproximado a los 385 millones de dólares, tanto en la estructura del puente sobre el río Ozama como en las cuatro estaciones, está paralizada y con cerraduras en las puertas de las terminales y sin una nueva fecha para su puesta en funcionamiento.

Falta de recursos
Lo que hace falta para entregar la extensión de la línea 2, es inyección de recursos económicos de acuerdo con uno de los ingenieros de la obra que prefirió no revelar su nombr

A pesar de que el gobierno aseguró que la línea 2B estaría lista a final de este año, los avances son notorios en el Teleférico de Santo Domingo, cuyos trabajos no se han detenido y donde se han destinado mayores esfuerzos.

Para la conclusión de la obra se aprobó un préstamo de unos 124,4 millones de euros en diciembre del 2016, cuando el entonces director de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret), Diandino Peña, aseguró que concluirían la extensión del sistema que beneficiará a más de 948 mil habitantes.

ADVIERTEN DETERIORO
La Opret cuenta desde hace cuatro meses con un nuevo director, Manuel Saleta García, quien al asumir su cargo aseguró el mantenimiento del Metro, la terminación de la línea 2B y el aumento de capacidad de transporte de la línea uno.

Sin embargo, las estructuras de ambas líneas siguen en franco deterioro, con problemas en el funcionamiento de las escaleras eléctricas y ascensores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *