El iPhone X se llama así rememorando la década de vida del teléfono, presentado por primera vez en 2007. Se trata de un teléfono que prácticamente no tiene bordes y cuya parte frontal es prácticamente todo pantalla llamada Super Retina, de 5.8 pulgadas y 2436 x 1125 pixeles de resolución.

La pantalla del iPhone X tiene soporte para tecnología HDR10, que reproduce colores de forma más fiel, y según Apple serán los mejores colores que nadie haya visto en un teléfono.

Seguridad biométrica

El iPhone X introduce una tecnología de seguridad llamada Face ID, que dice Apple es “el futuro para desbloquear nuestros teléfonos”. Para ello, una serie de sensores en la parte superior del teléfono rastrearán el rostro del usuario y la posición de los ojos (incluso en la oscuridad), identificando si se trata de la persona correcta o no. Todo ese proceso se llevará a cabo con un procesador llamado Bionic Neural Engine, incluido en el procesador del teléfono.