Alberto José Taveras
Alberto José Taveras

Mañana 26 de enero celebramos el natalicio del padre fundador de la República Dominicana, nuestro patricio Juan Pablo Duarte.

Podemos decir que con su nacimiento hace ya 205 años se plantó la semilla inspiradora de la dominicanidad cuando junto a Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez y un grupo de valientes jóvenes iniciaron la gesta libertadora de nuestro territorio tras 22 años de férrea ocupación haitiana el 27 de febrero de 1844.

La llama inspiradora de Duarte comenzó a expandirse en corazones patriotas a través la sociedad secreta La Trinitaria que fundó el 16 de julio del 1838 y que fue la plataforma, digamos el partido político que le permitió sumar voluntades, sumar esfuerzos y cuyo lema era Dios, Patria y libertad.

El 27 de febrero de 1844 gracias a su genio inspirador nuestro país marcó el inicio de su independencia y el sueño de nuestro Patricio de tener una patria libre y soberana. Duarte redactó un proyecto de Constitución que dice con claridad que la bandera dominicana puede cobijar a todas las razas, sin excluir ni dar predominio a ninguna y su concepción de república era la de un patriota republicano, liberal, progresista y anticolonialista.

Luego de la proclama de independencia Duarte regresó al país y se incorporó a la Junta Central Gubernativa iniciándose después un proceso de luchas internas que culminó con la expulsión del territorio nacional de los patriotas fundadores, por mezquindades e intereses personales que en la política es aun un rasgo muy común. Murió en la extrema pobreza el 14 de Julio de 1876 en Caracas, Venezuela a los 63 años de edad después de muchas privaciones, enfermedades y sacrificios.

Hoy más que nunca necesitamos exaltar su legado y pensamiento, e invitamos a los organismos internacionales, algunas potencias y algunos malos dominicanos a que estudien bien nuestra historia, nuestros orígenes, nuestra cultura, nuestra valentía y el pensamiento de nuestro Patricio.

Aquí algunas de sus frases inmortales que nos muestran su sentir y sus convicciones; “Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda Potencia extranjera o se hunde la isla”.

“Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán víctimas de sus maquinaciones”. “El Gobierno debe mostrarse justo y enérgico o no tendremos Patria y por consiguiente ni libertad ni independencia nacional”.

“Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos”. “Cuán triste, largo y cansado, cuán angustioso camino, señala el Ente divino al infeliz desterrado”. Honremos su memoria en nuestros corazones y demostremos nuestra gratitud con nuestras acciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *