Un nuevo estudio realizado por un grupo de científicos de la Universidad de Dundee (Escocia) concluye que la clave para prevenir el cáncer puede residir en el sistema inmunológico, más que en las mutaciones genéticas, informa Science Daily.

Esta enfermedad se cobra todos los años la vida de ocho millones de personas en todo el mundo. Asimismo, para la mayoría de los cánceres, la probabilidad de desarrollar la enfermedad aumenta drásticamente con la edad.

Durante décadas se ha considerado que el cáncer es consecuencia de las mutaciones genéticas, ya sean resultado de una predisposición genética, del estilo de vida o de factores medioambientales. En este sentido, la explicación predominante hasta ahora partía de la premisa de que cuanto más avanzada fuera la edad de la persona, más mutaciones tendría y, por lo tanto, mayor sería el riesgo de cáncer.

Sin embargo, los científicos de Dundee han demostrado que el debilitamiento con la edad del sistema inmunológico podría ser una causa más sólida del aumento de la incidencia de cáncer que las mutaciones múltiples.

Tras estudiar dos millones de casos de cáncer en personas de entre 18 y 70 años, los autores de la investigación desarrollaron una ecuación matemática que vincula el aumento de la incidencia del cáncer con el debilitamiento del sistema inmunológico, comparándolo con la edad en 100 cánceres diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *